La Catedral del Chile en Nogada

desde 1860

Ajolotes: El mito hecho realidad

 ¡Una especie orgullosamente mexicana!


Quien diga que los dragones no existen… tiene toda la razón. Pero quién afirme que nadie necesita dragones teniendo a una criatura tan maravillosa como el ajolote, también está en lo cierto. Y es que el ajolote es lo mejor de dos mundos. El mundo de la fantasía, con su peculiar estética que bien le valdría el favor de un personaje de manga japonés y el mundo de la realidad, donde las admirables proezas de este ser vivo, superan por mucho la ficción.

El Axolotl, de donde proviene la versión castellanizada de su nombre posee además un significado bastante peculiar, al derivarse de las raíces Atl (Agua) y Xolotl (Bufón, payaso) literalmente designa al cómico acuático o como algunas otras fuentes le designan; 'fenómeno marino'; Dando un primer acercamiento a lo singular de su estampa y a su permanente gesto de alegría que parece invitar a una dosis de humor a cualquiera que lo contemple.

Según la leyenda, esta peculiar especie tiene origen divino. Pues cuando los dioses en el antiguo Teotihuacán se disponían a dar inicio a la era del quinto sol, aquella en la que vivimos, era necesario un sacrificio masivo de todas las deidades para dar origen a tan ambiciosa tarea. Sin embargo no todos los dioses estaban dispuestos a sacrificar su vida, Xolotl, el hermano de Quetzalcóatl fue quien negándose a este sacrificio se escapó y escondió entre las milpas dando origen al pie de maíz de dos tallos; luego al ser sorprendido, volvió a esconderse entre los magueyes dando origen al mexolotl o maguey de dos cuerpos; finalmente se sumergió en el agua y se convirtió en el célebre ajolote.

Así, más que un relato del pasado, el ajolote, es una proeza natural muy viva, endémica del sistema lacustre del Valle de México, más específicamente del Lago de Xochimilco, se sabe que este anfibio tiene la habilidad de regeneración a un nivel extremo pues no sólo puede regenerar sus extremidades y partes externas del cuerpo como la mandíbula, sino que también puede regenerar partes internas como el corazón o el iris. Este pequeño anfibio tiene un promedio de vida de 11 años y a partir del segundo ya está listo para aparearse, desovando hasta dos mil huevecillos que si son producto de dos ajolote de la misma camada producirán ajolote albinos.

¡Pero eso no es todo! Dado que la especie es una fuente natural de proteínas, desde tiempos prehispánicos ha sido un manjar para la realeza azteca y una fuente de medicina alternativa para tratar y curar problemas relacionados con padecimientos respiratorios. En cuanto a la tradición culinaria, ésta no se ha perdido, pues aún hoy en día los ajolote de arete de color negro siguen siendo parte de la dieta de algunos mexicanos, que los distinguen de los ajolote sordos de color café y que evitan su consumo, por considerarlos de mal agüero.

¿Y cómo se comen los ajolotes? Hay dos maneras; La primera forma, a manera de relleno en un tamal, agregándole epazote, cebolla, chile verde y envolviendo toda la mezcla en una hoja de maíz que después será puesto a cocer encima de un comal de barro. O bien, prepararlos con salsa de chile verde, condimentándolos con jocoyoles, tomate, chile y espesando el caldo con masa de maíz. De esta forma es como el ajolote, del agua, sigue escondiéndose dentro de cada uno de los que se deleiten con su sabor, permitiéndole al dios Xolotl, una vida inmortal, tal como él deseaba desde el mero principio de esta era.

El fantasma de La Hostería de Sto Domingo
¡La tercera es la vencida!

Related Posts

 

Comments

No comments made yet. Be the first to submit a comment
Already Registered? Login Here
Guest
Domingo, 20 2018 May